ROCE

Las instituciones asociadas a ROCE entendemos y asumimos con nuestra comunidad una responsabilidad social desde la coherencia con los valores que inspiran nuestro quehacer: música para toda la ciudadanía. Nuestro modo de hacer está estrechamente vinculado con nuestra razón de ser como instituciones abiertas a la sociedad y a la cultura.

Con los conciertos educativos creamos conexiones entre los valores inherentes a la música y los valores democráticos y de convivencia, aportando experiencias únicas que impactan de forma extraordinaria en la formación humana de quienes participan en ellos.

Nuestra labor educativa no constituye una acción aislada sino que la entendemos como una obligación cívica, formando parte sustancial del rol activo y comprometido que queremos desempeñar en una sociedad responsable.

Desde ROCE, deseamos involucrar a nuestro entorno en el disfrute y la vivencia de la música no sólo como patrimonio cultural sino también como un hecho creativo que se nutre de la expresión y la participación individual y colectiva.

Con proyectos de calidad, establecemos lazos de complicidad con chicos y chicas, familias, colectivos y agentes sociales, que fortalecen el tejido asociativo y contribuyen al mejor desarrollo de las capacidades humanas.

Los valores que promovemos no son mesurables en términos directos de rentabilidad económica. En realidad, lo que se puede medir respecto a nuestros programas y proyectos educativos es la incidencia que manifiestan en el tejido social, educativo y musical de nuestro entorno, y la percepción que las personas tienen sobre ellos.

Quienes trabajamos en los proyectos educativos de las instituciones asociadas a ROCE también contribuimos al desarrollo social gestionando los recursos disponibles en cada momento de forma eficiente y transparente.